POR: SÓCRATES ZUZUNAGA HUAITA.
Taita Serapio[1]DEDICATORIA: A Moisés Huaripoma Cordero,a Ranulfo Fuentes, a Fabián Mitma,a Dante Contreras,a Claudio Durand, a Cristóbal Pebe,a Efraín Casillas, mis compadres. A Eufemio Valencia, a Tulio Gutiérrez,a Jaime Guardia, a Pancho Guardia,a Roberto Teves, a los Hnos. Alvarado,por esos charangos de luna y silencio nocturno. A todos mis paisanos y amigos,por esas noches de tertulia y bohemia. A la memoria de Miguel Mancilla,en cuya guitarra estas historias se hicieron música.
 
Sin comentarios
En una ocasión, taita Serapio jue arrastrau por su compadre hacia un rincón de la calle pa comunicarle un secreto que hacía tiempo luistaba mortificando malamente:–¡Tiene que creerme, compadre! –le dijo–. Ese cojudo es quien listá sacando la vuelta con mi comadrita…Y taita Serapio, harto asombrau, sin dar crédito tuavía a lo quistaba escuchando, le preguntó:–¿Y usté cómo así sia enterau de eso, compadre?…–Es que, cuando a ese huevón le pregunté que si mi comadrita tenía un lunarcito cerca de su ombligo, me contestó que sí, compadre…A lo que nuestro gran amigazo, siempre incrédulo, rascándose el cogote, siguió preguntando: –¿Y usté cómo sabe que su comadrita tiene un lunarcito cerca de su ombligo si yo nomás soy el que me la encalato, compadre?…
 
Asuntos de cantina
Cuando taita Serapio pasaba por un camino de la campiña, haciendo un alto en la jornada, tres peyones de chacra se pusieron a comentar:–Eso que dicen de nuestro taita Serapio es harto gracioso, ¿no? –dijo uno de ellos, enjugándose el sudor de la frente con un viejo pañuelo–. Ja, caray, yo no creo que ese arrechón tenga tres huevos cuelgándose entre sus piernas…–Pero el Donato Quispe dice que eso es verdá, ¿acaso? –comentó un segundo, acomodándose bien el cincho del pantalón–. Dizque él mismito se lua palpau en una apuesta que hicieron, cuando estaban mariándose en la cantina de Mama Paulina…
–¡Anda, cojudo! –increpó el tercero, dándole un lapo en el sombrero–. Seguramente, pues, lia pareciu tocar tres bolas al Donato, ya que cuando uno está entre copas siente y ve el doble o el triple de las cosas…
 
Tacaño, mezquino
Una fecha, taita Serapio siallaba cagando en su corral, todo pujando nomás ya él. En eso, diún repentecito, se le cayó un sol del bolsillo y se clavó en la cacana…Viendo eso, el muy jijuna se puso a piensar:–¿Lusaco o no lusaco? ¿Lusaco o no lusaco?…En eso, ¡sea lo que sea, mierda! diciendo, sacó otro sol del bolsillo y, ¡jua!, lo clavó en la cacana, juntito al otro…Acto seguido, se decidió:–¡Por dos soles sí que lusaco!
Y recuperó sus dos monedas…
 
¿Quién descubrió América?
En uno desos días, taita Serapio, después diaber leído algunos libros, con la quijada en la mano, arrugando los ojos, se zambulló en un profundo pensamiento…En eso, se liacercó uno de sus compadres y le preguntó:–¿Qué pensamientos está haciendo hervir en su cabeza, compadrito?… Taita Serapio, despertando de su meditación, respondió:–Yuistoy preguntándome, compadrito: ¿Jue ese Cristóbal Colón o ese tal Noé quien llegó más primerito a este llamado Nueyvo Mundo?…–¿Y por quistá piensando en esas cosas, compadrito?…
–Es que, pues, en la Santa Biblia está diciendo: ese tal Noé tuvo que venir también a América pa llenar su Arca con las llamitas, las vicuñitas, los huanaquitos y todos aquellos animalitos nuestros, antes de que llegara la juerte tempestá del Diluvio Universal…
 
 
Esto es solo una muestra de todas la anécdotas de “TAITA SERAPIO”, para obtener la obra completa comunicate directamente con el autor.
 
Todo Paucino deberíamos tener la colección completa de todas la obras de Sócrates Zuzunaga Huaita, Leiste alguna?

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.