Voy camino a la plaza de mi pueblo, en el camino voy dejando las huellas de mi tristeza, pero al llegar a la pileta, recuerdo aquél chapuzón de bautizo que me dieron los vecinos del barrio de Huayllas, aquel carnaval del año 2004 , despierto de aquél recuerdo, alguien me susurra al oído no te mires en la fuente, ya en ella no se refleja tu rostro de adolescente, hay arruguitas y algunas canas en tu cabeza, es que el tiempo no perdona y todo lo acaba, es que nada es eterno y recuerdo aquella canción de la nueva trova que cantaba la negra Mercedes Sosa que todo cambia, cambia el modo de pensar, cambia la planta y se viste de verde en la primavera, cambia el pelaje la fiera, cambia el cabello el anciano y así como todo cambia que yo cambie no es extraño, cambia el clima con los años y así como todo cambia, pero no cambia mi amor por más lejos que me encuentre, ni el recuerdo ni el dolor de mi pueblo y de mi gente, lo que cambió ayer, tendrá que cambiar mañana, así como cambio yo en esta tierra lejana.

En la plaza de mi pueblo a pesar de los cambios que ha tenido, el recuerdo está ahí presente, los primeros encuentros amorosos, las promesas de amor, hasta las promesas de la campaña electoral, Pauza es un pueblo pequeño,pero de una inmensa grandeza que poco o nada tiene que envidiar a plaza alguna, es que la nuestra es histórica, una plaza de armas llena de historia y tradición, su iglesia reluciente destaca en el damero del Quijote y que es lugar de primera visita del viajero o transeúnte cuando se llega a la Capital Cervantina de América, debemos pensar en renovar esa pileta, debe estar el caballero andante, aquel caballero de la triste figura que hace 411 años que por vez primera en América y segunda en el mundo tomará vida y fue teatralizado en esta plaza histórica y volviendo a la realidad, alrededor de esta plaza, algún bar/restaurante en el que sentarse al sol y ver la vida pasar, una vida tranquila donde el mayor ruido son ahora las mototaxis y las camionetas que van y vienen de la parte oriental de la provincia. Este pueblo del que se llega a ser ciudadano mediante la fe que se le profesa al viejo Santiago, yo sentado en esta curul de piedra en la esquina del movimiento, observando sus alamedas que me llenan de orgullo y satisfacción, que en un momento dado se satanizo por algunos cambios y hoy con sus faroles alumbran las noches lúgubres como diría nuestro compañero de ruta Fernando Pebe, dándole esa paucinidad que es propia de nuestra identidad y aún queda de pie la vieja palmera que dio sombra a varias generaciones, esta es la esquina del movimiento que le da vida a mi pueblo adormecido; esquina sin tiempo solo lleno de recuerdos y de anécdotas.

Asi es mi hermosa Pauza

Oh hermosa Capital Cervantina de América a quién le dedicó mis loas.
Oh hermosa Pauza, de calles pequeñas y gente de corazón grande.
Oh hermosa Pauza custodiada por su eterno centinela el Apu SaraSara.
oh hermosa Pauza, de fértiles tierras y hermosos valles.
oh hermosa Pauza donde tu poderosa tierra pare el fruto que a tus hijos alimenta.
Oh hermosa Pauza, rodeada de aire puro y bondadoso cielo.
oh hermosa pauza, de esplendidos campos y de fructífero suelo.
Oh hermosa Pauza, madre de hijos ilustres y educadora de soñadores.
oh hermosa Pauza, formadora de intelectuales y matriz de cantautores.
oh hermosa Pauza realmente eres tierra de tunales
oh hermosa Pauza, te amo con mi corazón en la mano.

Además quiero una iglesia, que sane al herido y que rompa cadenas que atan al cautivo, esta es la Iglesia de mi pueblo, en tus escalinatas es lugar de encuentros y desencuentros, alegres y tristes a la vez, pues cuando alguien nace, allí dentro es bautizado, pues cuando se contrae nupcias son bendecidos, todos no encontramos en la puerta de la Iglesia, pasando calor, frío, alegrías y tristezas evidentes que todos los tenemos, en la puerta de una iglesia, donde DIOS tiene su morada, va la gente a pedir le conceda alguna petición soñada, Traspaso el umbral de la puerta de la iglesia, ante Santiago Apóstol enlazo mis manos, mi cabeza inclino y en mis rezos pido por todos los hijos del SaraSara y agradecido eternamente por haber nacido en este suelo bendito.

Las campanas de la iglesia emiten el mismo eco que hacen que vibre o entristezca mi alma ¿Por quién doblan las campanas? Las palomas ya ni se espantan. Plaza de mi pueblo serena y donde duelen los recuerdos, en mis ruegos al Santo patrón yo le pido llene mi alma adolorida de olvido, esa campana paucina cuyo lenguaje pocos conocen, los que radican poco o nada saben de su redoble o repique, ya casi nadie comprende. Pocos saben que había un toque o repique concreto para cuando se celebraba una misa, otro para cuando un hijo del SaraSara había partido en viaje en polvo hacia las estrellas, había otro para un entierro y otro para cuando el pueblo sufría una invasión y todos acudían a su plaza.

Solo para terminar diré que en la puerta de la Iglesia de mi pueblo te esperaré, espero que no sea tardío donde tu y yo nos encontraremos con un abrazo pleno que hará temblar tu suelo bendito.

About The Author

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.