No sé si estoy en un confesionario, en un consultorio médico, o quizás en el diván del Látigo del SaraSara, respondiendo a un cuestionario de preguntas, pero ahora estoy escribiendo algunos pasajes vividos, cierro mis ojos y me encomiendo al viejo Santiago, sin lugar a dudas mis alegrí­as, penas, angustias y esta soledad que no me abandona, siempre va conmigo, así­ como Pauza que me vio nacer y de tener una maravillosa infancia y adolescencia en el lugar que con orgullo llamo mi pueblo.

Quien me iba a decir que algún dí­a estarí­a escribiendo sobre mi, para no creer, yo que acostumbró escribir vivencias y costumbres de la Capital Cervantina, del Partido del pueblo, del compañero Jefe, también molestar a mis amigos y compañeros, cuándo me hacen una interrogante o me consultan por alguien, casi siempre respondo con sarcasmo Á¿Quién es? no faltó por ahí­ una fémina que tuvo la osadí­a y a boca de jarro me increpo y tú Á¿Quién eres? enmudecí­ por un instante o aun peor es como si alguien me hubiese dado una bofetada, como que todaví­a tengo las marcas en la mejilla y me dije si pues Á¿Quién Soy? Sin reparo alguno respondí­ y dije este soy yo, un soñador, impaciente, jodido, amigable, testarudo, distraí­do, curioso, romántico y …… espero lograr transmitir un pedacito de mí­ en cada articulo que escribo, en cada experiencia vivida, en cada reflexión o escrito e invitarlos a conocerme o quizás a los que me conocen a través de mi mirada o habernos tratado, así­ soy yo o como me llames: el Hijo del SaraSara, el Virrey, el Churchill, el Cachupin, el Sandrokan, el Terodáctilo, el Sabueso o el Manallaqui o tantos otros que ya ni recuerdo o como quieran llamarme ustedes, también soy un enamorado de la vida, un apasionado de las costumbres y tradiciones de la Capital Cervantina de América, si estoy aquí­ escribiendo es porque no permitiré que nadie me quité ese privilegio de entregarte esa nueva partida de nacimiento o proyecto de ordenanza y así­ festejar tu aniversario Pauza querida, tierra de ensueños, un pueblo que hoy es leyenda y admiración, la hospitalidad de tu gente, su pasado histórico, su cultura, costumbres y degustar de su gastronomí­a; disfrutar de sus parajes naturales, su folclor, su fiesta patronal,su manifestación de fe a su santo Patrón Santiago Apóstol.

 
Que se entienda bién, soy el hijo del SaraSara y Bajopontino, que años después estos dos lugares, siguen librando su batalla por mi identidad, por mis venas corre sangre española e inca, mi etnia es Quechua y con orgullo digo soy descendiente del gran cacique Nina Cóndor Quispe Huamán y mi barrio bajopontino que me vio crecer, He visto pasar en mi vida más de cincuenta primaveras y pienso que mi vida recién comienza.

 
Mi vivir se sintetiza en escasamente cinco verbos: leer, escribir, servir, amar y viajar; pero con esto no digo que sean las únicas, hay otras tantas acciones que con los años se han convertido en complemento, por mencionar algunas, escuchar el ruido que ocasiona la lluvia en los tejados, el sonido del rio, escuchar música de tierra adentro esas que llegan al alma, me gusta el folklor latinoamericano y la nueva de trova, la música andina contemporánea, desde mi balcón me gusta observar las noches estrelladas y de luna llena, pero lo que más me llena de gozo, es dejarme llevar por el trinar de los gorrioncillos y el vientecillo gélido de amaneceres andinos que golpeen mis rostro una y otra vez y así­ despertar y hacerme sentir que estoy en la capital cervantina de América disfrutando de su clima y no me cansare de observar los bellos paisajes y contemplar al volcán SaraSara vestido de blanco en este paraí­so terrenal.

 

Una vez más le doy gracias a todas la personas que han tocado mi vida por haber sido tan buenos conmigo, empezando por mi familia, compañeros de escuela y universidad, amigos de barrio, compañeros de lucha en la polí­tica, en fin a todos y cada de ellos por haberme acogido como amigo y compañero, su apoyo incondicional en esta lucha contra el cangrejo, una lucha que todos sabí­amos que era desigual a lo David y Goliat y lo enfrentamos con mucha fe a Santiago Apóstol y Dios sabe lo que hace, en fin como dije el principio a todos ustedes y cada uno de los que han tocado mi vida, ustedes los que me hicieron la persona que soy, a mis lectores anónimos, y a ti te digo, la que lees estas lí­neas y que me regalas tu sonrisa, tu compañí­a , tus besos y eres mi ilusión.

About The Author

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.