Estaba el señor puma queriendo ingresar a un aprisco donde estaban varias ovejas; pero que éstas estaban cuidadas por una señora que se hallaba sentada en la puerta de su choza.

Y, pensando que la podí­a engañar, facilito, pues la señora estaba sola e indefensa, el puma se le acercó y le dijo:
-Buenos dí­as, señora, felizmente la he encontrado; pues, le traigo un encargo de uno de sus vecinos. Y éste quiere que usted vaya a su casa, a ayudarle a moler unos granos de maí­z y trigo, que dizque le va a pagar muy bien…
– Lo siento mucho, señor puma —respondió la señora-, pero yo me encuentro muy ocupada cuidando mis ovejas. Á¿No será que usted quiere que me vaya para que se lleve a mis ovejitas?…
– No puede ser que usted piense eso, señora —argumentó el puma-, lo único que hago es darle un encargo muy urgente…
Pero, la señora, al ver al puma en una actitud muy osada y atrevida, pensando que, al final, este felino se iba a llevar a una de sus ovejitas, le dijo:
-No se atreva a llevarse a mis ovejas, señor puma; pues mi esposo ya va a llegar a la casa y él es muy peligroso y lo puede matar…
El puma, pensando que eso sólo era una amenaza sin fundamento, le preguntó:
-Á¿Y por qué su esposo es muy peligroso? Á¿Se puede saber?…
– Pues, él posee un arma muy efectiva y peligrosa. Esta arma es más contundente que un machete o un cuchillo o una escopeta…
– Á¿Así­? —trató de burlarse el puma- Á¿Y cómo es esa arma peligrosa?…
Entonces, la señora le preguntó:
-Á¿Quiere que yo le muestre lo que puede hacer esa arma peligrosa? Á¿Quiere?…
– Sí­ —respondió el puma, con mucho aplomo.
Frente a esto, la señora no se inmutó ni amilanó; se puso de pie, alzó sus polleras y mostró al puma su sexo abierto por sus propias manos y lleno se abundante vello púbico (es común y costumbre que las campesinas del Ande no usen calzón).
-Mire, pues, qué peligrosa es esa arma —dijo la señora-, que a mí­ me ha abierto esta gran herida que nunca cierra ni cicatriza…
El puma, al ver eso, se asustó muchí­simo y, sin más ni más, se alejó a toda prisa del lugar…

About The Author

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.