Mi pueblo es un hermoso valle, con el Apu Sarasara, su eterno centinela, testigo mudo de tantos acontecimientos que se suscitaron en su suelo, bajo su cielo azulino,un pueblo haciendo su propia historia, no lo seduce la gloria, ni se imagina el futuro, marcha con paso lento pero seguro, calculando cada paso a seguir y buscando su camino al progreso.

Mi pueblo no es sinónimo de conflicto, es la capital Cervantina de América, hace honor a su nombre, se llama “Pauza”, un paraíso de descanso, a quién llevo muy adentro de mi, cada gota de mi vida, se transforma en un amor profundo, te amo pueblo querido, como nadie te supo amar. Por eso te cuido, que nada ni nadie pueda hacerte daño, me pongo como escudo y doy mi vida y mi sangre para que escriban tu historia y la gloria que debes alcanzar.

Porque uno es libre de opinar sobre tu tradición e historia, la realidad que hoy vivimos, largo mis versos al viento con coraje, con amor hacia mi pueblo y entre todos transformar esta cruda realidad, tal vez pueda molestar a nuestros actuales gobernantes , mas, yo no temo, ni ofendo, si largo mi pensamiento, que lo siento, porque soy un hombre sincero, un Hijo del SaraSara , que grita a los cuatro vientos.

¡Felicidad y Progreso para mi pueblo!.

Pauza, pueblo querido, fuiste sumando población, adelantos, progreso, escuelas, comercios , servicios sociales, llegando a ser admirado por propios y extraños; el que con tanto anhelo soñaron aquellos pioneros que nos legaron tu historia y tradición, enseñaron a sus hijos a amarte, respetarte y luchar en pos de tu progreso. Son tus vivencias, tus recuerdos, tus anécdotas, las que grabaron en mi corazón, las lágrimas contenidas ante el recuerdo de mi tierra lejana y la familia que deje allí. Algunos lograron encontrarse; otros ya no volvieron, sólo pudieron dejar en esta tierra sus huella, su esfuerzo, sus enseñanzas y la esperanza del reencuentro. Es por eso que cuando recorro tus calles y contemplo tus árboles no dejo de imaginar la ilusión con que fueron plantados, cuidados, regados, para que crecieran tan fuertes como tus sueños, y adornarán tus calles, tu plaza de armas y tu población, quedando como testigos de su paso.

Pauza, a ti apostaron mis abuelos, mis padres, aquí nací, transcurrió mi niñez, parte de mi adolescencia y juventud, mi vida entera he caminado por tus calles. Por ello, al elegir una Historia de Vida, no pude dejar de evocar el recuerdo de mis antepasados junto a tu crecimiento, tu progreso, sus vivencias, las mías, de los que hoy te habitan, los que tuvieron la dicha de nacer en tu suelo. Quiera Dios y Santiago Apóstol, que tus hijos sepan amarte, respetarte y luchar por tu progreso, como lo hicieron tus ancestros, y guarden en su memoria todas las historias de vida, porque ellas forman parte de tu historia.

¿Qué más puedo escribir sobre mi Pueblo? Podría decir muchas cosas más, pero solo voy a decir una:

“Gracias Pauza por existir.”

About The Author

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.