ch1Entre los instrumentos musicales traí­dos por los españoles al Perú, son dos los que más se han adentrado en el alma indí­gena: el arpa y el violí­n. Jose Marí­a Arguedas en su Á«testamento» pidió ser enterrado con arpa y violí­n, y es con arpa y violí­n que se ejecuta la música de una de las danzas de más carga ritual: Á«La danza de tijeras».Quiero escribir algo del gran Chuzo, una anécdota, narrar sus vivencias, que las nuevas generaciones sepan que fue un músico del pueblo.
A 18 años de su partida, nuestro homenaje póstumo a don Fidencio Escobar Razo el popular “Chuzo”, que tuvo en sus manos y en su espí­ritu un hermoso compromiso moral de defender esta herencia musical de nuestros ancestros, conservando el toque original del arpa, su legado musical, sigue siendo el soporte de nuestra identidad cultural, es nuestra manera de ser, defendiendo lo nuestro, lo autóctono de nuestra música andina, a pesar de no tener apoyo de entidades del estado, en estos tiempos todaví­a se cultiva y se difunde nuestro acervo musical, algunos funcionarios de escritorio, no entiende que la música es un componente importante de la identidad de los pueblos que pueden expresar sus sentimientos, sus conocimientos en términos de arte.
Es necesario señalar que la desinformación y la exagerada presencia de arpistas que desvirtúan la ejecución de este instrumento en nuestro medio, impide que se conozca más, son algunos músicos improvisados que deben de tomar el ejemplo de los maestros que ya partieron en viaje en polvo hacia las estrellas, el gran aporte de los grandes músicos como en épocas de antaño, que brillaron con su talento, pero ya en otras vidas, arpistas como Florencio Coronado, “Soncco Sua”, Modesto Tomayro “Mullicha”. Estanislao “Tany” Medina , Mariano Aspilcueta”Malaquito”, y Fidencio Escobar Razo “Chuzo”, cabe mencionar que nos acompaña aún don Fidel Villagómez Carhuaz “Marán Kukuli”. Las disculpas del caso, por obviar a algunos arpistas reconocidos.
Al escuchar el trinar del arpa del maestro “Chuzo”, uno vuelve a sentir cierta nostalgia y el corazón esta contento, lleno de alegrí­a, son sentimientos encontrados y palpar la existencia del arpa y el violí­n, que abarque como querí­a José Marí­a Arguedas a “todas las sangres”, que bullen esperanzadas en nosotros. El arpa es un instrumento fundamental del patrimonio musical peruano. De origen europeo, fue traí­da por los conquistadores y adaptada por nuestros músicos peruanos a sus necesidades expresivas y artí­sticas propio de ellos, es un instrumento de cuerda que se toca con los dedos y que hoy pierde cierta vigencia.
El maestro “Chuzo” nos revela su testimonio ante una pregunta del periodista Leo Casas del programa radial “Tierra Fecunda” donde nos relata la historia de su vida, tal cual transcribiré algunos pasajes narrados de su vida: Don Fidencio, usted no sabe leer música; Á¿cómo puede recordar en la memoria tantas variaciones de la música y tocarlo con tanta perfección? Bueno, soy un músico autodidacta, tantos años ya en el arte, debe ser ya costumbre; desde muchacho he aprendido a tocar, me tiene que quedar algo en la memoria, en especial del arpa, siempre me preguntaba y reflexionaba que la música es un sentimiento, que no hay palabras como definirlo, es tan especial que puede unir personas, cohesionar todo un pueblo, a una sociedad. Nadie puede saber qué encanto guarda nuestra música andina, hace cambiar para bien a la gente. Usted ha observado como mis paisanos, los paucinos, tienen otra actitud, son otros con la música que tocan sus artistas. Ante estas afirmaciones, solo queda ratificar lo dicho y escrito, que la música alegra el alma, nos puede poner en actitud positiva o nos evoca épocas pasadas, pues trae a nuestra mente recuerdos que nos llenan de nostalgia, es el arte, que engrandece a la gente, por eso nuestro querido “Chuzo” ha recorrido casi todo el paí­s, pueblo por pueblo, difundiendo y alegrando con su arpa a la gente en festividades patronales y en diferentes actividades sociales.

ch3
Nos preguntamos qué hacen las instituciones representativas de nuestros pueblos en la capital, de nombre nomas están, las instituciones están dedicadas a ser vida social y no labor social, además deben realizar conversatorios, fórums, homenajes, reconocer el trabajo de hombres y mujeres que destacan en diferentes campos, más aún en lo cultural y así­ ayudar a los cultores no sólo de la música nuestra, sino de todas las artes a fin de que los artistas brinden su talento musical, lo mejor de sí­, a favor de su pueblo, sin discriminación, sin favoritismo, sin decir que esto es mejor que aquello, respetando las costumbres e idiosincrasia de cada pueblo quienes dan a conocer y mantener nuestra historia musical, su tradición y costumbres, darle su lugar e importancia en su identidad a nuestro pueblo y su gente.
Antes de concluir este artí­culo, me hice una pregunta, como tantos otros coterráneos de donde viene el sobrenombre de “Chuzo”, después de indagar entre los suyos, ellos son del barrio de Huampo,en los barrios altos de Pauza, una familia netamente paucina, recogí­ una primera versión, un buen dí­a los hijos de la familia Escobar – Razo, entre ellos Don Fidencio, niño aún jugaban en la chacra que colindaba con su domicilio y que por chaupin chacra también, habí­a un caminito rural, que transitaban los lugareños, un buen dí­a pasaba una vecina mascullando palabras, ufff kaypin pukllaykuchcanku, llapa pecca chiti Chuzukuna (Parafraseando a la Mazorca de maí­z pequeño) y don Fidencio, aún niño ante lo dicho, sale al encuentro e increpándola le responde: imam pasan y la doña le responde, Kay“Chuzo”ri, es la frase y el instante histórico y ahí­ quedo inmortalizado el nombre, sobre nombre o como quieran llamarlo ustedes , que lo llevo a ser conocido y reconocido en muchos lares y que hoy esta perennizado, a pesar que ya no está fí­sicamente acompañándonos, pero está su música que lo mantiene vivo entre nosotros, en términos de arte, esto significa un lugar trascendente e histórico en nuestra sociedad en el plano culturalÁ El Gobierno Local Provincial, las Instituciones allá y aquí­, tienen una deuda, moral e histórica con tu legado musical, te debemos mucho Señor Fidencio Escobar Razo,eres un embajador del folklor andino, te hiciste querer por tu humildad,franqueza y sinceridad,porque dejaste una escuela y un estilo propio, siempre miraremos el cielo azulino incomparable de nuestro querido pueblo de Pauza, recordándote maestro “Chuzo” Si hoy por hoy alguien se sienta a tararear un huayno paucino o mejor aún la marcha del Apóstol Santiago bajo los acordes de un arpa, sepa que hubo un grande que nos dejó una leyenda musical a quien quizás solo lo recordemos como el Señor del Arpa o como Fidencio Escobar Razo.
Pero nosotros los paucinos, Hijos del SaraSara, te guardamos respeto y admiración y vivirás en nuestra memoria y en nuestro corazón como a uno de los más grandes cultores y difusores de nuestra Arpa Paucina, Ayacuchana, un gran exponente de nuestro arte popular.
“Hasta siempre Maestro Chuzo”

About The Author

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.