toril2Hoy, después de bastante tiempo, vuelvo a llorar como un niño, el desconsuelo baña mi alma, y la pena que me agobia es que, estoy tan lejos, tan distante y lo que es peor…sólo.

Por momentos, la ira invade mi espíritu, la rabia aún la tengo, y es que han destruido los encantos que encerraban tu redondel, sepultaron la algarabía y la fiesta de nuestra niñez pura, malamente.
¡No es justo!; es que acaso, nunca supieron cuanto trabajo de nuestros barrios hubo? o cuantas faenas de la población en su conjunto?, nunca entendieron las memorables tardes dibujadas en tu albero?.
Cuanta alegría, cuanto entusiasmo y cuanta vida!, guardaron cada trozo de tus piedras y adobes, pues cada pedazo de tus maderos, es un cofre de vivencias infinitas.
La magia, el arte, la ilusión y los sueños de ser toreros, hacían cita contigo cada tarde, y cada peldaño de cada tendido, en tu ruedo, abrigaban la huella de un canto de esperanza, pues como coso, estabas impregnada de gritos de felicidad extrema y, como Plaza de Toros, eras un himno a la vida misma!
Y claro, con muchos años a cuestas, y sumida en el abandono, eras victima de la ignominia, casi nadie te visitaba, pocos, curamos tus heridas y algunos incluso, se burlaron en tu agonía, pero nosotros, a pesar de la distancia, hicimos la lucha, por prolongar tu vida fecunda..
Descansa en Paz, Plaza de mi Vida!, te llevas nuestros años infantiles y retozos adolescentes, seguirás viviendo en cada corazón, de un Paucino de verdad.
Me cuesta creer!… pero… hay gusanos que te disfrutan después de muerto.Tal vez, no han entrado en cuenta que, tarde o temprano, quieran o no, estos infames, llegarán a tus entrañas, a implorar un espacio para sus huesos; pero sé de tu nobleza y bondad, como en vida, les abrirás tu portón con gusto y alegría infinita, sólo te pido una cosa, acomódalos bastante al fondo, sí! en los corrales, que bien ganado tienen ese lugar.
Ahora que?, que viene luego?, otro intento de abatir una forma de vida nuestra?, Nunca!!!. Lo mas probable, es que nuestras costumbres taurinas, no vuelvan a ser las mismas, y de semejante afrenta, darán cuenta en su momento, todos los responsables, el alcalde a la cabeza.
Patrón Santiago!, gozamos de tu bendición y sabemos de tu severidad, escucho el relincho de tu caballo y te veo blandiendo la espada, mejor…apiádate de aquellos; que por mi lado, rezaré, para que el raciocinio no los siga abandonando.
Coco Espinoza
Julio, 30 2013

About The Author

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.